Mukwege: Acabar con la violencia sexual en los conflictos

Declaración del Dr. Denis Mukwege, 19 de junio de 2016

Hoy celebramos el primer Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos.

Nuestros pensamientos se dirigen inmediatamente a todas las víctimas, todas las mujeres y hombres, niñas y niños, a veces incluso bebés, que han sido abusados, torturados y sometidos a violaciones como estrategia de guerra. La violación que se convierte en un ataque generalizado o sistemático contra una población civil por motivos nacionales, políticos, étnicos o raciales es un Crimen contra la Humanidad. La violación es una estrategia de guerra rentable, cruel, inhumana y degradante desplegada en demasiados conflictos modernos.

La violación como arma de guerra no debe confundirse con la violación o el sexo no consentido. Es, ante todo, una estrategia de humillación, poder y sometimiento, que suele cometerse en público y que tiene como objetivo a los civiles. También abarca la esclavitud sexual y la esterilización forzada. Las violaciones sistemáticas y orquestadas suelen ser un arma que obliga a las personas a abandonar sus hogares, destruye la vida familiar y el tejido social de comunidades enteras. Su objetivo es destruir la fuente de la vida y, por tanto, nos concierne a todos. La violación en los conflictos deja pruebas, como los niños nacidos de la violación, y el horror persistente cuando la violación y la violencia de género hacen metástasis y se extienden por las comunidades y sociedades traumatizadas, perdiendo sus valores, a menudo durante generaciones.

La primera vez que testifiqué ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre las violaciones cometidas en las regiones orientales de la República Democrática del Congo, un diplomático de uno de los miembros permanentes se mostró reacio a discutir siquiera este asunto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Desde entonces, se han hecho progresos. Hay una creciente concienciación a nivel mundial y el Consejo de Seguridad ha adoptado multitud de resoluciones a raíz de la resolución 1325. Tras un silencio demasiado prolongado y una cultura de negación, la cuestión ha atraído la atención y cada vez más supervivientes son conscientes de su derecho a la justicia y de su derecho a acceder a la atención sanitaria en condiciones de seguridad.  

La adopción de este día internacional envía un mensaje contundente: la comunidad internacional ha abierto los ojos y nos pide a cada uno de nosotros, hombres y mujeres, que actuemos contra este atroz crimen. Cada uno de nosotros puede marcar la diferencia. Podemos contribuir al cambio de actitudes para acabar con el delito de violación, que a menudo se presenta como el más antiguo de la historia de la humanidad, pero que permanece impune con demasiada frecuencia.

Sin embargo, debemos redoblar nuestros esfuerzos para sensibilizar a la opinión pública y a los responsables políticos. Juntos debemos buscar el fin de la impunidad, y perseguir la justicia para las víctimas de violaciones en los conflictos sometidos a estos crímenes que conmocionan la conciencia de nuestra humanidad colectiva. 

La ley representa la herramienta más eficaz para prevenir los delitos sexuales, en el país o en el extranjero. El histórico caso Akayesu sentó un precedente legal y creó un marco para la ley, para los responsables políticos, las supervivientes y sus comunidades. En los últimos meses, nos ha animado la condena de oficiales militares en Guatemala por actos cometidos contra mujeres mayas a principios de la década de 1980. La condena del ex presidente de Chad, Hissène Habré, en Senegal fue una victoria bien recibida tanto por las víctimas como por las asociaciones de la sociedad civil, así como por la verdad... y la historia. La justicia penal internacional debe centrarse en quienes orquestan y supervisan estos crímenes, y en los autores individuales. A pesar de los modestos avances logrados, sigo consternado por el recrudecimiento de la violencia sexual durante los conflictos, dejando que la inmensa mayoría de las víctimas sigan sufriendo en silencio, sin beneficiarse de los servicios que tanto necesitan para recuperar su dignidad.  

Es hora de actuar, de convertir las palabras en acciones y de establecer una estrategia. Las acciones concretas con una voluntad política real impulsan los compromisos asumidos en la Cumbre de Londres y nos ayudan a ver el fin de la violencia sexual en tiempos de conflicto. Hace falta un compromiso claro e inequívoco de cada uno de nosotros, en colaboración con la comunidad internacional. Debemos establecer una línea roja contra el uso de la violación como arma de guerra. Debemos crear un legado duradero de paz y democracia, no uno de impunidad e indiferencia.

Dr. Denis Mukwege, PhD


Comunicado del Dr. Denis Mukwege con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos

Hoy celebramos el primer Día Internacional para la Eliminación de las Violencias Sexuales en Tiempo de Conflicto.

Nuestras reflexiones se dirigen inmediatamente a todas las víctimas, hombres y mujeres, niños y jóvenes, a veces incluso niños y bebés, que han sido maltratados, torturados y víctimas de la violencia como estrategia de guerra, una técnica cruel, inhumana y degradante que se repite en demasiados conflictos modernos.

La violación como arma de guerra no debe asociarse a una relación sexual no consentida, ya que se comete con mayor frecuencia entre civiles, en público, y de forma metódica, masiva y sistemática. Las comunidades locales también son víctimas de una gran cantidad de violencia sexual, como la esclavitud sexual y las esterilizaciones forzadas. Se trata, sobre todo, de una estrategia de humillación, de poder y de asfixia. La violación cometida con extrema violencia no sólo pretende destruir el aparato genital de la mujer, sino también aterrorizar a la población, obligarla a desplazarse y destruir la vida familiar y el tejido social. Por lo tanto, pretende destruir la fuente de la vida y nos afecta a todos. Además, sigue dejando múltiples huellas después de la guerra, sobre todo para todos los niños víctimas de la violencia, ya que ésta y la violencia de género se repiten como males en sociedades traumatizadas y con pérdida de valor, a menudo para varias generaciones. 

Las consecuencias de las violaciones cometidas con extrema violencia son los efectos de las armas clásicas, es decir, de las armas de destrucción masiva. La primera vez que hablé ante el Consejo de Seguridad sobre las violaciones cometidas en el Este de la República Democrática del Congo, un diplomático de uno de los países miembros permanentes hizo notar su incomprensión al tratar esta cuestión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Desde entonces, se han hecho progresos: una toma de conciencia muy grande ha hecho que la opinión pública mundial se mueva y el Consejo de Seguridad ha adoptado varias resoluciones importantes en el marco de la resolución 1325. Después de un silencio demasiado largo y una cultura de negación de la realidad, la cuestión ha cobrado actualidad y cada vez más supervivientes son informados de sus derechos a la justicia, pero también del acceso a la salud. 

La adopción de esta jornada internacional envía una señal fuerte: la comunidad internacional ha abierto los ojos e interpela a todos nosotros para que rompamos la indiferencia, para que nos movilicemos todos, hombres y mujeres, contra este crimen odioso. Todos debemos enfrentarnos a lo inaceptable, y todos debemos contribuir al cambio de mentalidad para poner fin a este crimen, a menudo presentado como el más antiguo de la historia de la humanidad, pero que sigue siendo impune. 

Esta es la razón por la que hay que redoblar los esfuerzos de lucha contra la impunidad de estos crímenes que ahogan la conciencia de la humanidad. La justicia representa la herramienta más eficaz para prevenir la repetición de estos delitos de carácter sexual. Desde el histórico caso Akayesu durante el genocidio de Ruanda, nos ha animado la reciente condena de responsables militares en Guatemala por hechos cometidos contra mujeres mayas a principios de los años 80. La condena de Hissène Habré en Senegal también ha sido saludada por todos como una victoria de las asociaciones de víctimas y de la sociedad civil sobre la verdad y la historia, y un precedente importante sobre la base del principio de la competencia universal. Creemos que la justicia penal internacional no va a interesarse más que por los simples ejecutores o por los pequeños delincuentes, ya que, a pesar de los rápidos avances registrados, constatamos con efusión un recrudecimiento de las violencias sexuales en período de conflicto y la mayoría de las víctimas siguen sufriendo en silencio, sin recibir los cuidados necesarios para restablecer su dignidad.

Es más que hora de actuar, de transformar las palabras en hechos y de establecer una estrategia y unas acciones concretas con una verdadera voluntad política tras las declaraciones hechas en la Cumbre de Londres para poner fin a las violencias sexuales en período de conflicto. Es necesario un compromiso claro y unívoco para que la comunidad internacional establezca una línea recta contra el uso de la violencia y los actos de violencia sexual utilizados como arma de guerra. Y no dejar que se transgreda en la impunidad y la indiferencia. 

Dr. Denis Mukwege

Contenido relacionado

Déclaration du Dr. Denis Mukwege sur le récent accord UE-Rwanda sur les minéraux de conflit

Avec le protocole d’accord signé le 19 février entre l’Union Européenne (UE) et le Rwanda pour favoriser le développement de chaînes de valeur « durables » et « résilientes » pour les matières premières, aussi appelées minerais des conflits ou de sang, l’exécutif européen atteint non seulement le paroxysme du cynisme en matière de géostratégie, […]

Statement of Dr. Denis Mukwege on the Recent EU-Rwanda Agreement on Conflict Minerals

With the memorandum of understanding signed on February 19 between the European Union (EU) and Rwanda to promote the development of “sustainable” and “resilient” value chains for raw materials, also known as conflict or blood minerals, the European executive is not only reaching the height of cynicism in terms of geostrategy, but is once again […]

16 Days of Activism at Panzi Foundation

The annual international 16 Days of Activism Against Gender Violence campaign takes place November 25 to December 10. This year, Panzi will carry out a series of activities around the theme Unite Together: Investing to prevent violence against women and girls. Below you will find ways in which we will participate in this year’s campaign.  […]