RD Congo: La visita de Blinken pone a prueba el apoyo de EE.UU. a la democracia y los derechos

Elecciones, represión, corrupción y violencia en el Este

(Washington, DC) - El Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, debe promover públicamente la celebración de elecciones libres y justas, el respeto de los derechos humanos y la lucha contra la corrupción durante su visita a la República Democrática del Congo los días 9 y 10 de agosto de 2022, según han declarado hoy 17 organizaciones y expertos estadounidenses y congoleños. La visita de Blinken se produce en un momento en el que el abusivo grupo armado M23 ha ampliado su control en el este del Congo, atacando pueblos y asesinando sumariamente a civiles. El Grupo de Expertos de la ONU sobre el Congo ha confirmado recientemente la renovación del apoyo al M23 por parte del ejército ruandés.

La República Democrática del Congo, bajo la presidencia de Félix Tshisekedi, se enfrenta a abusos generalizados de los derechos humanos y a la corrupción, a los prolongados ataques a la población civil por parte de numerosos grupos armados y al fracaso de las instituciones democráticas. Los bosques y las turberas de la cuenca del Congo, esenciales en la lucha contra el cambio climático, corren un riesgo cada vez mayor de ser talados y explotados.

"El gobierno de la República Democrática del Congo debe demostrar la voluntad política de avanzar en la democracia, combatir la corrupción y hacer frente a la intensificación de las crisis del país", dijo Floribert Anzuluni, de The Sentry y FILIMBI. "El secretario Blinken debería denunciar la escalada de represión contra activistas, manifestantes y periodistas y advertir que la creciente intolerancia hacia los críticos pone en riesgo la celebración de elecciones libres, creíbles y oportunas en 2023."

Blinken debe resaltar la necesidad de unas elecciones democráticas que cumplan las normas internacionales, dijeron los grupos. Las últimas elecciones, celebradas en 2018, se vieron empañadas por irregularidades generalizadas, como la supresión de votantes y candidatos, y resultados oficiales no creíbles, no cumpliendo las normas internacionales básicas para unas elecciones democráticas. Las autoridades congoleñas deben desarrollar un proceso de registro preciso con la publicación oportuna de una lista de votantes, comprometerse a no excluir a los candidatos o votantes legales, garantizar la libertad de campaña de los candidatos y los partidos, y exigir la tabulación transparente de los votos y la notificación de los resultados.

Blinken también debería condenar públicamente la represión de las fuerzas de seguridad contra las manifestaciones pacíficas y la disidencia. Estos problemas han sido especialmente graves en el este del Congo, donde las autoridades han recurrido a la ley marcial para restringir las protestas pacíficas y otros derechos.

El resurgimiento del M23 en el este ha exacerbado los combates y los abusos de decenas de grupos armados en la región. Las fuerzas militares extranjeras de Ruanda, Uganda y Burundi también se han visto implicadas en abusos contra la población civil.

El M23, formado originalmente por soldados que se amotinaron a principios de 2012, pasó a cometer crímenes de guerra generalizados, con el apoyo de las tropas ruandesas. Durante la última década, el Congo no consiguió desmovilizar a los restos del grupo. En 2021, el M23 comenzó a reconstruir sus filas. Desde mayo, las fuerzas del M23 han superado en ocasiones a las fuerzas congoleñas respaldadas por la ONU en el este del Congo. En el transcurso de la reanudación de los combates, han aumentado los discursos de odio, en algunos casos por parte de funcionarios del gobierno, y la estigmatización de las comunidades vinculadas a los países vecinos.

El Grupo de Expertos de la ONU sobre el Congo, encargado por el Consejo de Seguridad de la ONU de supervisar la aplicación de su régimen de sanciones, confirmó en junio la presencia de hombres con uniformes militares ruandeses en los campamentos del M23. El 4 de agosto, los medios de comunicación informaron de que el Grupo de Expertos había encontrado "pruebas sólidas" de que las fuerzas ruandesas combatían junto al M23 y le prestaban otro tipo de apoyo. El gobierno de Ruanda ha negado repetidamente que apoye al M23. Además, la violencia de otros grupos armados ha aumentado en toda la región, incluso en los alrededores de Beni e Ituri.

Blinken debería dejar claro que Estados Unidos impondrá sanciones específicas a los funcionarios del gobierno y a otras personas que apoyen a los grupos armados abusivos. También debería presionar para que se reforme el ejército nacional, desgarrado por las relaciones clientelares y la malversación de fondos. Cualquier solución a los conflictos armados en el este debe rechazar una amnistía para los responsables de graves crímenes internacionales, no debe permitir que los comandantes abusivos se integren en las fuerzas armadas del Congo, y debe incluir un vigoroso programa de desarme, desmovilización y reintegración bajo un nuevo liderazgo.

"El secretario Blinken debería informar al presidente de Ruanda, Paul Kagame, como hizo el presidente Barack Obama en 2012, de que Estados Unidos no tolerará ningún tipo de apoyo al M23", dijo el padre Rigobert Minani Bihuzo, del Centro de Estudios para la Acción Social (CEPAS). "Debería insistir en la necesidad de que el gobierno congoleño lleve a cabo una reforma militar, que incluya la mejora de los mecanismos anticorrupción, la investigación y destitución de los oficiales abusivos y la investigación de los oficiales implicados en crímenes de guerra del pasado."

El presidente Félix Tshisekedi ha avanzado muy poco en el desmantelamiento de la corrupción de alto nivel, que obstaculiza la seguridad, el desarrollo y la inversión responsable. La corrupción desenfrenada en el lucrativo sector minero niega al pueblo congoleño los beneficios de la enorme riqueza natural del país y disuade a las empresas responsables de realizar inversiones a largo plazo en el país. 

Blinken debe instar al gobierno a que publique todos los contratos mineros, incluidos los suscritos con Dan Gertler, un empresario sometido a sanciones por parte de Estados Unidos, dijeron los grupos. El gobierno debe hacer un verdadero esfuerzo por combatir la corrupción sistémica, incluso en los sectores de la minería y la explotación forestal, e imponer la rendición de cuentas a los cómplices del saqueo del país. Debe abordar las conclusiones de las investigaciones de "Congo Hold-Up", un informe sobre la corrupción a gran escala realizado por un consorcio de medios de comunicación y grupos internacionales.

Los conflictos en la región de los Grandes Lagos y la agitación política y la violencia en el Congo requieren una nueva estrategia política regional por parte de la administración Biden para abordar las cuestiones urgentes de seguridad y humanitarias, dijeron los grupos, incluyendo el nombramiento de un enviado especial para la región. Los anteriores enviados especiales de EE.UU. a la región de los Grandes Lagos, que tenían un estatus diplomático de alto nivel y recursos suficientes, han desempeñado un papel vital en la mitigación de los conflictos y en el tratamiento de las cuestiones de democracia y derechos humanos, siempre y cuando tuvieran el suficiente nivel, persiguieran los objetivos mediante la presión diplomática y financiera, y contaran con un buen personal. Un enviado especial también podría ayudar a perseguir las prioridades de la administración en materia de calentamiento global y protección de la selva tropical del Congo.

"El viaje del secretario Blinken al Congo debería reforzar los esfuerzos para avanzar en las elecciones democráticas, combatir la corrupción y acabar con los abusos de derechos", dijo Ida Sawyer, directora de la División de Crisis y Conflictos de Human Rights Watch. "Estados Unidos debería nombrar a un enviado especial a la región de los Grandes Lagos para demostrar que se toma estos problemas en serio y que quiere ayudar a realizar reformas democráticas significativas".

Firmantes:

Servicio Mundial Judío Americano

Anthony W. Gambino, ex director de la misión de USAID en la RDC

Centro para Civiles en Conflicto (CIVIC)

CREDDHO (Centro de Investigación sobre el Medio Ambiente, la Democracia y los Derechos Humanos)

FILIMBI

Fred Bauma, Secretario Ejecutivo de Ebuteli, activista de Lucha por el Cambio

Human Rights Watch

Jason Stearns, profesor adjunto de la Universidad Simon Fraser (SFU)

Reloj del Mundo Judío

Joshua Z. Walker, Director de Programas, Grupo de Investigación sobre el Congo, Centro de Cooperación Internacional de la Universidad de Nueva York

Lucha (Lutte pour le changement)

Coalición Nunca Más

Fundación Panzi

RODHECIC (Red de organizaciones de derechos humanos y de educación civil de inspiración cristiana)

Stephen R. Weissman, ex director de personal de la Subcomisión de África de la Cámara de Representantes de Estados Unidos

El centinela

UNIS

Contenido relacionado

Déclaration du Dr. Denis Mukwege sur le récent accord UE-Rwanda sur les minéraux de conflit

Avec le protocole d’accord signé le 19 février entre l’Union Européenne (UE) et le Rwanda pour favoriser le développement de chaînes de valeur « durables » et « résilientes » pour les matières premières, aussi appelées minerais des conflits ou de sang, l’exécutif européen atteint non seulement le paroxysme du cynisme en matière de géostratégie, […]

Statement of Dr. Denis Mukwege on the Recent EU-Rwanda Agreement on Conflict Minerals

With the memorandum of understanding signed on February 19 between the European Union (EU) and Rwanda to promote the development of “sustainable” and “resilient” value chains for raw materials, also known as conflict or blood minerals, the European executive is not only reaching the height of cynicism in terms of geostrategy, but is once again […]

16 Days of Activism at Panzi Foundation

The annual international 16 Days of Activism Against Gender Violence campaign takes place November 25 to December 10. This year, Panzi will carry out a series of activities around the theme Unite Together: Investing to prevent violence against women and girls. Below you will find ways in which we will participate in this year’s campaign.  […]