Campeona de la Paz 2015 de Women for Women International

Women for Women International
Premio Campeón de la Paz
Nueva York, Nueva York
10 de noviembre de 2015

OBSERVACIONES PREPARADAS PARA LA ENTREGA

Buenas noches,

Gracias a Women for Women International, especialmente a Jennifer Windsor, a la Junta Directiva, a mi amigo y colega Tony Gambino, a los distinguidos invitados, a las damas y a los caballeros.

Esta noche honramos a las mujeres, y a esta extraordinaria organización, que ha insuflado esperanza a las comunidades a través de programas transformadores e innovadores que reconocen la centralidad de la mujer en la sociedad.

Esta noche, debemos volver a encender el fuego de la determinación. Nos une un propósito: acabar con la violencia, que en la mayoría de los casos tiene como objetivo a mujeres y niñas, y con la impunidad que inspira.

Todas las mujeres y los niños tienen derecho a un techo, a una educación y a no tener miedo. Mientras la corrupción, la pobreza y la lacra de las violaciones plaguen las familias y nuestra sociedad, no habrá una paz duradera ni significativa.

La paz comienza en nuestros hogares, y es aquí donde la centralidad de la mujer es fundamental. Las mujeres dan a luz, amamantan y crían a los niños de AMBOS géneros de la misma manera, con el mismo amor. Si no consideramos a las mujeres como nuestros iguales, privamos a las generaciones futuras de nuestro legado.

En mi trabajo, he sido testigo de cómo las mujeres se despiertan de la anestesia o incluso del coma y preguntan inmediatamente si sus hijos han comido o han ido a la escuela. Para las mujeres, la prioridad son sus hijos. Los niños y las niñas son iguales a los ojos de sus madres. La educación es fundamental para transmitir los conocimientos de una generación a otra.

Sin educación, los niños y las niñas perderán no sólo su inocencia, sino sobre todo su potencial. Con cada caso de represión, el coste se vuelve más y más difícil de calcular.

Los niños de hoy y de mañana deben tener la oportunidad de recibir una educación completa.

Durante más de un siglo, las mujeres construyeron organizaciones y conversaciones de la sociedad civil para consolidar su derecho al voto, a poseer tierras y propiedades, e incluso a tener control sobre sus propios cuerpos.

Las mujeres organizaron, y siguen organizando, a sus familias e inculcan valores en el hogar, y en sus comunidades, pero también en los lugares de negocios, comercio y gobierno. Deben tener verdaderas oportunidades económicas. Deben ser ciudadanas libres con derecho a votar en elecciones justas y creíbles.

Son las mujeres las que llevan las cargas de la sociedad sobre sus hombros y en sus mentes, pero también llevan las resoluciones a la corrupción y la violencia.

El trabajo de Panzi, con organizaciones como Women for Women, ayuda a las mujeres a aligerar sus cargas, y a restaurar sus comunidades.

Hubo momentos de triunfo porque la sociedad reconoció que las mujeres y las niñas eran algo más que agentes de cambio. Eran, y son, fundamentales para el éxito de cualquier civilización.

Pero hoy, señoras y señores...

...las mujeres del Congo, Siria, Sudán, Nigeria, Irak, Birmania, Colombia, en todos los rincones del planeta, e incluso aquí en Estados Unidos, se enfrentan a un recrudecimiento de la violencia. Son maltratadas por sus seres queridos, por delincuentes, por gobiernos opresores o por agentes no estatales.

La violación destruye el cuerpo, pero también el alma. Le roba a la mujer su autoestima y su salud física y psicológica. Cuando se despliega como estrategia de control sobre la tierra, sobre los recursos o sobre toda una población, es una forma barata y eficaz de desestabilizar comunidades enteras.

La violación es más que un crimen devastador; está diseñada para deshumanizar a la víctima. En el Hospital Panzi hemos tratado a decenas de miles de mujeres y niñas que han necesitado muchas operaciones para recuperar el control de sus funciones corporales.

Hemos visto cómo la intervención médica combinada con la atención psicosocial, la alfabetización, la aritmética y la formación profesional son catalizadores del cambio, tanto a corto como a largo plazo.

Reconocemos que la curación significa asegurar que las mujeres posean la capacidad de trabajar y mantener a sus familias, y de construir una voz y un espacio más fuertes en la plaza pública, como ciudadanas y como participantes.

Señoras y señores...

No basta con reconocer el efecto devastador y escalofriante de la violación. Es un crimen de guerra como ningún otro, pero la violación es algo más que el sufrimiento; hay algo más que las mujeres del Congo, o las mujeres de Irak y Siria, o las capturadas como esclavas sexuales del ISIS. Están los perpetradores.

Los perpetradores son predominantemente hombres. La misoginia alimenta la violencia, como seguramente lo hacen los modelos de gobierno rotos, la corrupción, el chanchullo y la oportunidad criminal.

No nos equivoquemos: el comportamiento de los hombres durante los conflictos es un reflejo de su comportamiento en tiempos de paz, con la salvedad de que durante las guerras, la anarquía debida a la ausencia del Estado y de la seguridad, en un sistema judicial colapsado, la violencia que dormía en la familia y en la comunidad, se libera y explota.

Cuando se valora la impunidad por encima de la justicia, la devastación es inevitable.

Pero también hay oportunidad de redención.

Los hombres deben estar hombro con hombro con las mujeres. Los hombres tienen la responsabilidad de denunciar en sus propias comunidades a las mujeres que aman.

Cuando sustituimos el odio y la opresión por el amor, y con un firme compromiso con la justicia, los hombres contribuyen a un cambio real.

El reciente anuncio del partido del Congreso Nacional Africano de Sudáfrica de que se retirará de la CPI desprecia y viola todo por lo que luchó Nelson Mandela.

La Corte Penal Internacional tiene una misión y un mensaje concisos: la impunidad de los crímenes masivos no puede ser ni será tolerada.

Las personas sin voz y vulnerables en Siria, Irak, Afganistán y Birmania, en todo el continente africano y en todo el mundo, deben saber que el mundo está comprometido con la justicia.

Debilitar la CPI es votar a favor de la impunidad, abriendo la puerta a más violencia.

Debemos promover la responsabilidad, la coherencia y la transparencia. Debemos estar al lado de las mujeres en todos los ámbitos de la vida y tratarlas como iguales. Debemos comprender que la sabiduría no sólo proviene de los hombres, sino también de las mujeres.

Esta noche, hago un llamamiento a los hombres para que asumamos nuestra responsabilidad, porque los que violan son hombres, pero no todos los hombres son violadores, no todos los hombres son malos.

Muchos hombres hacen mucho por las mujeres. Nuestro problema es que, aunque sólo una minoría de hombres viola, la mayoría no denuncia.

Muchos hombres cierran los ojos y los oídos con total indiferencia. Pero subrayemos que la violación no es una relación sexual, es la destrucción del otro; es negar la humanidad del otro. No podemos cerrar los ojos y los oídos cuando alguien niega y desafía la humanidad de otro.

Abramos los ojos y los oídos ante estos actos de maldad y denunciemos cuando seamos testigos de lo inaceptable. Aunque no seamos violadores, nos convertimos en cómplices de los crímenes al no denunciarlos.

Hago un llamamiento a los hombres que creen en la igualdad de género.

Hago un llamamiento a los hombres que se niegan a cerrar los ojos y los oídos, y les insto a que hablen.

Hago un llamamiento a los hombres para que se unan a las mujeres en la lucha que han mantenido durante los últimos 100 años por sus derechos básicos y fundamentales.

Ha llegado el momento de solidarizarse con las mujeres, para las mujeres.

Gracias, y buenas noches.

Contenido relacionado

Déclaration du Dr. Denis Mukwege sur le récent accord UE-Rwanda sur les minéraux de conflit

Avec le protocole d’accord signé le 19 février entre l’Union Européenne (UE) et le Rwanda pour favoriser le développement de chaînes de valeur « durables » et « résilientes » pour les matières premières, aussi appelées minerais des conflits ou de sang, l’exécutif européen atteint non seulement le paroxysme du cynisme en matière de géostratégie, […]

Statement of Dr. Denis Mukwege on the Recent EU-Rwanda Agreement on Conflict Minerals

With the memorandum of understanding signed on February 19 between the European Union (EU) and Rwanda to promote the development of “sustainable” and “resilient” value chains for raw materials, also known as conflict or blood minerals, the European executive is not only reaching the height of cynicism in terms of geostrategy, but is once again […]

16 Days of Activism at Panzi Foundation

The annual international 16 Days of Activism Against Gender Violence campaign takes place November 25 to December 10. This year, Panzi will carry out a series of activities around the theme Unite Together: Investing to prevent violence against women and girls. Below you will find ways in which we will participate in this year’s campaign.  […]