Declaración: El Dr. Mukwege sobre las masacres de Beni

Declaración del Dr. Denis Mukwege - 17 de mayo de 2016
Tras las masacres de Beni, "la paz no puede lograrse a expensas de la justicia".

(Bukavu, RDC) Desde principios de mayo, más de 50 personas han sido brutalmente masacradas en Beni, en la provincia de Kivu del Norte, en el este de la República Democrática del Congo. Desde octubre de 2014, el número de muertos en Beni ha aumentado a más de 600. Las fotografías de estas atrocidades de masas son insoportables: mujeres embarazadas destripadas, bebés mutilados, seres humanos atados y degollados con un cuchillo.

Desde el fondo de mi corazón, hago llegar mi más sentido y profundo pésame a todas las familias afectadas por esta despreciable barbarie, y también a todos mis compatriotas y a todos los amigos del Congo que conocen a las víctimas de las atrocidades cometidas en Beni, Lubero, Rutshuru y otros lugares.

Nuestros corazones están profundamente afectados por las heridas relacionadas con los conflictos armados en la región; los crímenes y atrocidades bárbaras que se producen en el este de la RDC desde hace 20 años parecen resurgir. La población se siente abandonada y abandonada a su suerte.

La sangre de nuestros hermanos y hermanas congoleños debe dejar de correr por las calles. Nada puede justificar tales crueldades, se trata de hombres, mujeres y niños, y sus muertes no son simples noticias. Sus vidas importan. 

A más de 2.000 kilómetros de Beni, nuestros dirigentes están creando un vacío político, mediante una falsa batalla en torno a la interpretación de nuestra constitución. El objetivo aparente es la perpetuación del caos para preservar los privilegios de ciertas personas cercanas al poder. Mientras tanto, en Beni, el mal sigue golpeando nuestros pueblos dejando tras de sí terror, caos, sangre y casas en llamas.

Los congoleños están frustrados, heridos y humillados. Exigen más responsabilidad y eficacia por parte de quienes les gobiernan. Se están movilizando para lograr el tan esperado, y prometido, cambio.

Tácticas dilatorias y una aparente intención de impedir que las elecciones se celebren dentro del plazo establecido en la Constitución, creando un "deslizamiento" o "resbalón". Esto es extremadamente peligroso y supone una violación de la resolución 2277 del Consejo de Seguridad de la ONU y de los principios de la Carta Africana sobre Democracia, Elecciones y Gobernanza de 2007. Este glissement sólo prolongaría el sufrimiento del pueblo congoleño, para asegurar mejor y seguir explotando sus recursos sin rendir cuentas.

La solución definitiva a los problemas que aquejan a la RDC requiere una consideración holística del mal, y el despertar de la conciencia patriótica del pueblo congoleño. A continuación, la revisión del Estado debe establecer y aplicar leyes que abarquen los derechos humanos y la gobernanza orientada a la satisfacción, y en el mejor interés de todo el pueblo. En resumen, debe producirse un cambio radical. El pueblo congoleño debe estar al frente de la soberanía nacional.

Apelo una vez más a la comunidad internacional para que cumpla con su responsabilidad de proteger a los civiles en el corazón de la región de los Grandes Lagos, donde la verdad y la justicia han sido sacrificadas en el altar de la paz. Hemos esperado demasiado tiempo, porque hasta ahora no tenemos ni paz ni justicia.

Como ilustran las masacres del este del Congo, la paz no puede lograrse a expensas de la justicia. Recuerdo las palabras que el Dr. Martin Luther King, Jr. escribió en 1963, de que "la justicia retrasada es justicia negada". La paz sólo puede lograrse cuando los derechos civiles y humanos, junto con el desarrollo económico y la educación, y la justicia, son reconocidos por nuestro gobierno y la comunidad internacional. 


Comunicado de prensa del Dr. Denis Mukwege - 17 de mayo de 2016

A principios de este mes de mayo, más de 50 personas han sido asesinadas en el territorio de Beni, en la provincia de Kivu del Norte, al este de la República Democrática del Congo. Desde octubre de 2014, el balance asciende a más de 600 muertos. Las imágenes de estas atrocidades de masas son insoportables: mujeres encinta, bebés mutilados, seres humanos ligados y heridos de muerte. 

Desde el fondo de mi corazón, expreso mis más sinceras y atrayentes condolencias a todas las familias afectadas por esta barbarie innoble, y también a todos mis compatriotas y a todos los amigos del Congo que se identifican con las víctimas de Béni, de Lubero, de Rutshuru y de otros lugares.

Nuestros corazones están profundamente dañados, y nuestras heridas están relacionadas con los conflictos armados que se repiten en la región; los crímenes y barbaries que se producen en el este de la RDC desde hace 20 años vuelven a aparecer con una nueva intensidad. La población tiene el sentimiento de ser abandonada y vivida por ella misma. 

La sangre de los congoleños debe dejar de ser un problema. Rien ne saurait justifier de pareilles cruautés qui passent dans l'actualité comme de simples faits divers. Cada vida cuenta.
Cuando nuestros gobernantes organizan un impasse político y se lanzan, a más de 2000 km de Béni, a una mala batalla de interpretación de nuestra Constitución, que constituye en realidad una estrategia de bajo contenido político cuyo objetivo es provocar un caos organizado con el fin de preservar los privilegios de algunas partes del poder, el malvado tribunal, atraviesa nuestras aldeas dejando, por debajo de él, tierra, caos, sangre y casas en llamas.

Los congoleños se sienten exasperados, maltratados y humillados. Reclaman más responsabilidad y eficacia por parte de los gobernantes. Se movilizan para participar en el cambio que se está produciendo.

Las maniobras dilatorias que tienen como objetivo aparente la organización de las elecciones dentro de los plazos constitucionales, suponen un "deslizamiento" extremadamente peligroso y una violación de la resolución 2277 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de los principios de la Carta Africana de la Democracia, des élections et de la gouvernance, qui entrainerait une prolongation des souffrances du peuple congolais, en vue de mieux l'assujetter et continuer à exploiter ses ressources sans redevoir.

La solución definitiva de la RDC requiere una toma de conciencia holística del mal congoleño, que pasa en primer lugar por el despertar de la conciencia patriótica del pueblo, luego por la refundación del Estado, y finalmente por la instauración de un estado de derecho respetuoso de los derechos humanos y una gobernanza orientada a la satisfacción del interés general: en resumen, un cambio radical del sistema actual. Para llegar a ello, el principal actor sigue siendo el pueblo congoleño, que debe asumir la titularidad de la soberanía nacional.

Hago un llamamiento, una vez más, a la comunidad internacional para que ponga en práctica su responsabilidad de proteger a las poblaciones civiles en el corazón de la región de los Grandes Lagos, donde la verdad y la justicia se han sacrificado en aras de la paz a la que asistimos desde hace mucho tiempo, ya que hasta hoy no tenemos ni la paz ni la justicia. 

Estas últimas masacres cometidas en el este del Congo ilustran suficientemente que la paz no puede obtenerse en detrimento de la justicia. Me refiero a las palabras escritas en 1963 por el Dr. Martin Luther King, Jr.: "Una justicia demasiado tardía es un daño a la justicia". La paz sólo podrá alcanzarse cuando el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, que van de la mano con el desarrollo económico y el acceso a la educación y la justicia para todos, sean reconocidos por nuestro gobierno y la comunidad internacional.

Dr. Denis Mukwege, PhD

Contenido relacionado

Déclaration du Dr. Denis Mukwege sur le récent accord UE-Rwanda sur les minéraux de conflit

Avec le protocole d’accord signé le 19 février entre l’Union Européenne (UE) et le Rwanda pour favoriser le développement de chaînes de valeur « durables » et « résilientes » pour les matières premières, aussi appelées minerais des conflits ou de sang, l’exécutif européen atteint non seulement le paroxysme du cynisme en matière de géostratégie, […]

Statement of Dr. Denis Mukwege on the Recent EU-Rwanda Agreement on Conflict Minerals

With the memorandum of understanding signed on February 19 between the European Union (EU) and Rwanda to promote the development of “sustainable” and “resilient” value chains for raw materials, also known as conflict or blood minerals, the European executive is not only reaching the height of cynicism in terms of geostrategy, but is once again […]

16 Days of Activism at Panzi Foundation

The annual international 16 Days of Activism Against Gender Violence campaign takes place November 25 to December 10. This year, Panzi will carry out a series of activities around the theme Unite Together: Investing to prevent violence against women and girls. Below you will find ways in which we will participate in this year’s campaign.  […]