Declaración conjunta sobre el conflicto de Ucrania de Nadia Murad y el Dr. Denis Mukwege

Todavía se está a tiempo de detener la violencia sexual relacionada con el conflicto en Ucrania

Nos hemos comprometido conjuntamente a poner fin a la violencia sexual y de género (VSG) en los conflictos, que sigue asediando a mujeres, niños y hombres de todos los rincones del planeta. Esta grave violación de los derechos humanos imprime un trauma duradero en sus víctimas, y no se hace lo suficiente para prevenirla cuando estalla el conflicto. 

Juntos compartimos los objetivos comunes de dar prioridad a la prevención de la violencia sexual y por motivos de género en los conflictos, proporcionar acceso a servicios adecuados de salud y asesoramiento a las supervivientes, y garantizar que los Estados promulguen marcos judiciales que protejan y ayuden a las víctimas de este delito.

Nuestro respectivo activismo para proteger a las mujeres y las niñas de la violencia de género nos unió, lo que nos llevó a recibir el premio Nobel de la Paz. Sin embargo, fueron nuestros objetivos comunes y nuestra mentalidad compartida hacia la protección de las supervivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos lo que nos llevó a fundar el Fondo Mundial de Supervivientes. Hoy en día, seguimos luchando por el reconocimiento del derecho de las supervivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos a recibir reparaciones y otras formas de indemnización.

Seguimos profundamente preocupados por la guerra en Ucrania. Aunque nos alienta la respuesta humanitaria proactiva para ayudar a los civiles que huyen del conflicto, hoy en día más de 10 millones de personas -sobre todo mujeres y niñas- se han visto obligadas a huir de sus hogares y convertirse en refugiados o desplazados. Sin embargo, innumerables civiles siguen atrapados en medio de la violencia y el conflicto actuales, sin poder buscar refugio y temiendo por sus vidas. Ambos conocemos demasiado bien las consecuencias de tal caos, destrucción y desesperación. 

Aunque ambas procedemos de países y entornos culturales diferentes, los conflictos armados que hemos presenciado y sufrido respectivamente -así como lo que nos han transmitido los miles de supervivientes con los que nos hemos encontrado- implican un importante punto en común: siempre que estalla un conflicto armado en cualquier parte del mundo, no tardan en aparecer informes oficiales sobre casos de violencia sexual y de género en los conflictos. Además, la historia nos ha demostrado una y otra vez que las violaciones y la brutalidad contra las mujeres no hacen más que aumentar en tiempos de guerra y desastres humanitarios. La guerra que comenzó en 2014 en Ucrania, con sus cientos de víctimas de la violencia sexual relacionada con el conflicto, debería servir como una señal de alerta temprana. Hoy en día, ya escuchamos informes extremadamente preocupantes de presuntos casos de violación y otras formas de abuso sexual y esto debe parar.

Por este motivo, hacemos un llamamiento a los Estados y a los agentes humanitarios para que intensifiquen los esfuerzos de prevención de la violencia sexual sobre el terreno, y manifestamos nuestro compromiso y nuestro pleno apoyo a la hora de abogar por cualquier medida de este tipo que sirva para proteger a los más vulnerables durante las situaciones de conflicto, en Ucrania y en el resto del mundo. Seguimos convencidos de que, si todos los actores trabajan juntos, se puede proteger a millones de personas para que no sufran más. Todavía estamos a tiempo de trabajar en la prevención, si actuamos ahora, en lugar de esperar a las denuncias oficiales de violaciones u otras formas de violencia sexual para adoptar medidas de respuesta.

Un enfoque centrado en los supervivientes ha sido siempre el núcleo de nuestro trabajo. Por ello, también pedimos a los agentes estatales, a las organizaciones internacionales y a otras partes interesadas que trabajan incansablemente para ayudar al creciente número de refugiados, que adopten un enfoque basado en el trauma en sus respuestas. Las necesidades primarias de los civiles que huyen del conflicto -alojamiento, alimentos, ropa y servicios básicos- deben estar cubiertas, pero con demasiada frecuencia hemos visto que faltan otros servicios igualmente esenciales: asesoramiento sobre el trauma y servicios de salud reproductiva específicos. 

A través de nuestro trabajo en GSF, hemos documentado que las víctimas de la violencia sexual y de género en los conflictos no siempre hablan inmediatamente de las atrocidades que han sufrido, debido al miedo y al estigma. El acceso al asesoramiento sobre el trauma proporciona a los supervivientes un espacio seguro en el que dar sentido a lo que han vivido. Y el acceso a servicios de salud reproductiva oportunos, hayan sido o no objeto de violencia sexual y de género, puede salvar vidas.

Además, instamos a ambas partes a que respeten los Convenios de Ginebra, de los que son parte tanto Rusia como Ucrania: deben mantenerse los altos el fuego y respetarse los corredores humanitarios que permiten el paso seguro de suministros médicos para asistir a las víctimas del conflicto. Hay demasiadas vidas inocentes en juego y las muertes de civiles van en aumento.

En términos más generales, comunicamos nuestra intención de seguir trabajando en estrecha colaboración con todas las partes implicadas en la respuesta humanitaria, para ofrecer soluciones proactivas que prevengan y contrarresten la violencia sexual en los conflictos. El impulso y la generosidad mostrados en Ucrania y sus países vecinos sirven de recordatorio de lo que podría ser un punto de referencia para todos los actores, en cualquier parte del mundo. Este trabajo ya comenzó para nosotros hace muchos años, en virtud de nuestra defensa y la fundación de GSF. Seguiremos llevándola adelante, en Ucrania y en cualquier lugar del mundo donde pueda surgir un conflicto en el futuro.

Nadia Murad y Denis Mukwege, 

Premios Nobel de la Paz 2018 

Contenido relacionado

Dr. Denis Mukwege satisfied with the 4th Mukwege Chair Congress

Scientists from all over the world met in France, at the University of Angers from June 5 to 7, for the 4th international congress of the Mukwege Chair. With “Sexual violence and childhood in war” as its theme, this reunion, following on from the Chaire de Liège (Belgium) in 2019 and the one in Bukavu […]

Le Dr. Denis Mukwege, satisfait de la tenue du 4ème congrès de la Chaire Mukwege

Des scientifiques issus de différents coins du monde se réunissent en France, à l’Université d’Angers du 5 au 7 juin, dans le cadre du 4ème congrès international de la Chaire Mukwege. Avec comme thème « Violences sexuelles et enfance en guerre », ces retrouvailles après la Chaire de Liège (Belgique) en 2019 et celle de Bukavu (RDC) […]