El Dr. Mukwege en el Foro de la Libertad de Oslo

Discurso preparado para ser pronunciado en el Foro de la Libertad de Oslo, en francés e inglés. 

Distinguidos invitados,
Mesdames, Messieurs,

Para mí es una gran fuente de inspiración estar hoy a su lado, mujeres y hombres, luchando por la paz, la justicia y la libertad. Cada día nos lanzamos a recorrer el mundo para promover y proteger los derechos humanos, en regiones en las que a menudo imperan la arbitrariedad y la opresión, y en las que la paz, la justicia y la libertad son ideas que hay que alcanzar. Cada día nos enfrentamos a la violencia y a la locura humana, pero respondemos con el amor y guardamos la esperanza de los mejores momentos.

Estamos de acuerdo con el eslogan del Foro: una etiqueta puede provocar un incendio. El golpeo de las orejas de un papillón puede provocar un estallido. Cada uno de nosotros puede contribuir a mejorar el mundo. Cada uno de nosotros puede ser un catalizador del cambio.

En el Este de la República Democrática del Congo (RDC), a pesar de los diferentes acuerdos de paz, censurados para lograr una transición democrática en presencia de la mayor misión de paz de las Naciones Unidas, vivimos hoy en una época que no es de guerra ni de paz.

Nos enfrentamos a una nueva forma de conflictos protagonizados por un gran número de grupos armados, que parecen ser empresas criminales, y que operan de manera opaca con la complicidad de hombres de negocios cupidos y sin escrúpulos bajo la mirada indiferente de nuestros líderes corruptos, que sacrifican nuestras tierras y nuestros pueblos por intereses personales, en una economía ampliamente militarizada.

A principios de este mes, más de 50 personas fueron masacradas en las provincias de Kivu Norte e Ituri. Se han matado niños y se han matado mujeres a machetazos cerca de Beni, en las proximidades de una base de las Fuerzas Armadas de la RDC y de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en la RDC, que por lo tanto está habilitada para utilizar "todos los medios necesarios" para proteger a la población civil. 

Las autoridades de la RDC no han reaccionado ante estas atrocidades masivas. El Congo, este gigante enfermo, se encuentra de nuevo en una situación crítica: ¡todas las señales de alerta son rojas! 

En un contexto preelectoral explosivo e incierto, asistimos a un deterioro de la situación sanitaria y humanitaria y observamos una deriva autoritaria inquieto del poder que conlleva un recrudecimiento del número de violaciones de los derechos humanos y una restricción del espacio de libertades para los ciudadanos, la sociedad civil y la oposición.

La población está viva, y todos los esfuerzos del régimen en vigor parecen centrarse en su deseo de acceder al poder, instaurando un clima de paz y recurriendo a diversas maniobras dilatorias destinadas a crear un impasse político. El orden constitucional está en peligro, así como la perspectiva y la aspiración de una nación de vivir la primera transición democrática de su historia.

Estamos muy bien situados para saber que a cada pico de deterioro de la seguridad y de la inestabilidad política e institucional corresponde un pico en el número de mujeres víctimas de violencia sexual. Hace casi veinte años que tratamos a las víctimas de la violencia en el Hospital de Panzi.

Desde entonces, hemos atendido a más de 45.000 mujeres, jóvenes y niños, a veces de hasta 6 meses de edad. Y hemos desarrollado un modelo de asistencia holística que comprende cuatro vertientes: la médico-quirúrgica, la psico-social, la socio-económica y la legal. 

El modelo de asistencia holística desarrollado en Panzi ha comenzado a duplicarse, bajo la forma de "centro de parada única" o "Guichet unique", cuyo objetivo es integrar todas las necesidades relacionadas con la salud de la mujer en su globalidad dentro del sistema de atención sanitaria primaria. El valor añadido de nuestro sistema es su vocación de integrar la salud mental en el sistema de salud primaria existente.

Nuestra estrategia consiste en transformar el miedo en fuerza, transformar la pena en poder, y ayudar a las mujeres a desarrollar su capacidad para ser autónomas en su salida. Y constatamos con satisfacción que muchas mujeres, tras unas semanas o meses de tratamiento, acompañamiento y refuerzo de capacidades, se convierten en verdaderas activistas de los derechos humanos, protegiendo no sólo sus derechos, sino también los de sus hijos y de sus comunidades, convirtiéndolas en líderes en su entorno y en auténticas catalizadoras de un cambio radical del sistema opresivo de nuestra sociedad en pérdida de valores. Pensamos que la revolución moral vendrá de la mano de estas mujeres. 

Quiero compartir con usted la historia de una mujer que me ha impactado mucho. Después de haber sido violada y contaminada por el VIH, convertida en viuda tras el asesinato de su marido, Rose se hizo cargo del hospital para el tratamiento del SIDA. A su ingreso, esta mujer adulta pesaba como mucho 30 kilos, y su pronóstico vital estaba en peligro. Tenía miedo a la muerte, y le molestaba la idea de dejar a sus hijos huérfanos de padre y madre. Después de haber sido rodeada de amor y de cuidados apropiados, se ha recuperado con creces. 

A la salida del hospital, se le inscribió en un programa de costura y agricultura. A los 5 años, Rose nos ha llevado a Panzi a sus hijos, que siguen siendo pobres; ha podido comprar su casa gracias a la venta de bayas de mandioca, y ha evaluado, con una sonrisa de satisfacción al final de la jornada, su capital en 10.000 dólares, mientras que el microcrédito que ha recibido es de 50 dólares. Qué resistencia, qué fuerza!

Para poner fin a la violencia contra las mujeres en el Este del Congo, hay que acabar con la violencia y consolidar el camino de la paz y la democracia. Hay que acabar con el silencio y la indiferencia que han prevalecido durante mucho tiempo. Hay que movilizar a los hombres contra la violencia hacia las mujeres. Hay que trasladar el estigma que pesa sobre las víctimas a las espaldas y a la conciencia de sus compañeros. Hay que luchar contra la impunidad por todos estos crímenes que ahogan la conciencia de la humanidad y utilizar todos los mecanismos de la justicia transicional: recursos nacionales e internacionales, reparaciones individuales y colectivas, apoyo a las instituciones y a los servicios públicos, mecanismos de afirmación de la verdad.

Para poner fin a la violencia contra las mujeres en el Este del Congo, es necesario que el Estado congoleño tenga una verdadera voluntad política que persista en su narrativa de duelo y es más que hora de poner en práctica la responsabilidad de proteger a las poblaciones civiles. Es crucial que la comunidad internacional, el mundo diplomático, los banqueros de fondos y la justicia penal internacional no dejen de transgredir las leyes sin reaccionar. 

Para poner fin a la violencia contra las mujeres en el Este del Congo, la dignidad humana debe situarse en el centro de las preocupaciones económicas y financieras y hay que abordar los vínculos existentes entre los conflictos armados y la explotación ilegal de los recursos naturales, a veces denominados "minas de conflicto" o "minas de sangre", que se encuentran en la región que visito, y de las que el mundo entero necesita nuestras tecnologías modernas. Somos testigos de una nueva forma de esclavitud de las mujeres, pero también de los niños que trabajan en condiciones inhumanas y que son víctimas de todo tipo de abusos. Los consumidores que somos debemos estar informados para no ser asociados indirectamente por nuestras compras a crímenes odiosos sin saber las relaciones existentes entre sus teléfonos y otros aparatos y la inestabilidad en la RDC.

Todos juntos, defensores de los derechos humanos y decidores políticos, actores económicos y dirigentes sociales, ciudadanos y consumidores, hombres y mujeres luchando por la paz, la justicia y la libertad, podemos poner fin a la violencia sexual y construir un mundo mejor para las generaciones futuras, en una libertad más grande, donde la igualdad de los sexos se convierta en una realidad, en el interés de todos.

Je gage que nous y parviendrons !

Je vous remerci.


Distinguidos invitados, señoras y señores:

Es una gran inspiración para mí estar entre tantas mujeres y hombres comprometidos con la paz, la justicia y la libertad. Cada día, luchamos en todo el mundo por la promoción y la protección de los derechos humanos, en regiones sometidas a la arbitrariedad y la opresión, donde la paz, la justicia y la libertad son ideales aún por alcanzar. Cada día nos enfrentamos a la violencia y a la locura humana, pero respondemos con amor y esperamos un futuro mejor. 

Estamos de acuerdo con el tema del Foro: una chispa puede encender un fuego. El batir de las alas de una mariposa puede provocar un tifón. Cada uno de nosotros puede contribuir a la construcción de un mundo mejor. Cada uno de nosotros puede ser un catalizador del cambio. 

En el este de la República Democrática del Congo, a pesar de los diversos acuerdos de paz, que debían dar paso a una transición democrática bajo la vigilancia de la mayor misión de mantenimiento de la paz de la ONU, vivimos hoy en un periodo ni de guerra ni de paz. 

Se trata de una nueva forma de conflicto en la que participan una plétora de grupos armados. Al igual que las empresas criminales, operan en la opacidad, con la complicidad de empresarios sin escrúpulos, y la indiferencia de nuestros dirigentes corruptos, que sacrifican nuestra tierra y nuestro pueblo por intereses personales, en una economía en gran medida militarizada. 

A principios de este mes, más de 50 personas fueron asesinadas en las provincias de Kivu del Norte e Ituri. Niños han sido decapitados y mujeres embarazadas han sido destripadas con machetes cerca de una base de las fuerzas armadas de la RDC y de las fuerzas de la misión de la ONU para la estabilización de la RDC, a pesar de que la misión tiene el mandato de utilizar "cualquier medio necesario" para proteger a la población civil.

Las autoridades de la RDC ni siquiera reaccionaron ante estas recurrentes atrocidades masivas. El Congo, este gigante enfermo, se encuentra de nuevo en un punto de inflexión crítico: ¡todas las señales de alarma están en rojo! 

En un contexto preelectoral tenso e incierto, asistimos a la degradación de la situación humanitaria y de seguridad y a un preocupante deslizamiento del gobierno hacia el autoritarismo, que está provocando un aumento del número de violaciones de los derechos humanos y de las restricciones de las libertades de los ciudadanos, la sociedad civil y la oposición. 

La población está abandonada a su suerte, y todos los esfuerzos del régimen vigente parecen residir en su deseo de aferrarse al poder creando un clima de miedo y utilizando diversas maniobras destinadas a crear un impasse político. El orden constitucional está en peligro, así como la oportunidad y la aspiración de una nación de experimentar el primer cambio de gobierno democrático de su historia.

Lamentablemente estamos muy bien situados para saber que cada pico de degradación de la situación de seguridad y de inestabilidad política e institucional coincide con un aumento del número de mujeres víctimas de la violencia sexual. 

Llevamos casi 20 años tratando a las víctimas de esta violencia en el hospital de Panzi.
Desde entonces, hemos tratado a más de 45.000 mujeres, niñas y bebés, ¡algunos de tan solo 6 meses! Además, hemos desarrollado un modelo de tratamiento holístico, que incluye 4 segmentos: médico-quirúrgico, psicosocial, socioeconómico y jurídico. 

El modelo de tratamiento holístico desarrollado en Panzi ha comenzado a ser duplicado, bajo la forma de "centro único" o "ventanilla única" cuyo objetivo es integrar todas las necesidades de salud de la mujer en el sistema de atención primaria. El valor añadido de nuestro sistema es su dedicación a la integración de la salud mental en la atención primaria existente. 

Nuestra estrategia pretende transformar el sufrimiento en fuerza, transformar el dolor en poder y capacitar a las mujeres para que desarrollen su capacidad de ser autónomas cuando salgan. Hemos observado con satisfacción que, tras varias semanas o meses de tratamiento, apoyo y fortalecimiento, numerosas mujeres se convierten en verdaderas activistas de los derechos humanos, protegiendo no sólo sus derechos, sino también los de sus hijos y sus comunidades. Se convierten en líderes de su comunidad y en verdaderas catalizadoras de un cambio radical del sistema opresivo que atenaza a nuestra sociedad, que está perdiendo sus valores. Pensamos que estas mujeres liderarán la revolución moral.
Quiero compartir con ustedes la historia de una mujer que me ha conmovido mucho. Después de haber sido violada e infectada por el SIDA, al quedar viuda tras el asesinato de su marido, Rose fue ingresada en el hospital para recibir tratamiento contra el SIDA. Cuando fue hospitalizada, esta mujer adulta apenas pesaba 30 kg, y su pronóstico de supervivencia era incierto. La muerte la atormentaba, le angustiaba la idea de dejar huérfanos a sus hijos. Tras recibir amor y cuidados adecuados, comenzó una lenta recuperación. 

Tras ser dada de alta del hospital, se inscribió en un programa de enseñanza de costura y agricultura. 5 años después, Rose trajo a sus hijos al hospital de Panzi para presentárnoslos. Para entonces ya estaban todos en la escuela. Pudo comprar su casa con el dinero que ganaba vendiendo yuca y, con una sonrisa, estimó su valor neto en 10.000 dólares, aunque el microcrédito que había recibido era de 50 dólares. Qué resistencia, qué fuerza! 

Para acabar con las violaciones de mujeres en el este del Congo, debemos erradicar la violencia y consolidar el camino hacia la paz y la democracia. Debemos romper el silencio ante la negación y la indiferencia, que han prevalecido durante demasiado tiempo. Debemos movilizar a los hombres contra la violencia hacia las mujeres. Debemos trasladar el estigma de las víctimas a los hombros y la conciencia de sus agresores. Debemos luchar contra la impunidad de todos estos crímenes, que sacuden la conciencia de la humanidad. Debemos utilizar todas las herramientas y mecanismos de la justicia transicional: el enjuiciamiento de los autores, a nivel nacional e internacional, y la reforma de los servicios e instituciones públicas, que son mecanismos para el establecimiento de la verdad.  

Para acabar con las violaciones de mujeres en el este del Congo, necesitamos una verdadera voluntad política del gobierno congoleño, que persiste en su narrativa de negación. Además, ya es hora de establecer la responsabilidad de proteger a la población civil. Es crucial que la comunidad internacional, el mundo diplomático, los donantes y la justicia penal internacional no permitan que se crucen las líneas rojas sin reaccionar. 

Para acabar con las violaciones de mujeres en el este del Congo, la dignidad humana debe estar en el centro de los intereses económicos y financieros. Debemos romper los vínculos existentes entre los conflictos armados y la explotación ilegal de los recursos naturales. A menudo llamados "minerales de conflicto" o "minerales de sangre", estos recursos son abundantes en la región donde vivo, y alimentan nuestras modernas tecnologías. Somos testigos de una nueva forma de esclavitud de las mujeres, pero también de los niños que trabajan en condiciones inhumanas y son víctimas de todo tipo de abusos. Los consumidores que somos debemos estar informados para no estar indirectamente asociados, a través de nuestras compras, a crímenes odiosos. Debemos ser conscientes de los vínculos entre nuestros teléfonos móviles y otros dispositivos y la inestabilidad en la RDC. 

Juntos, defensores de los derechos humanos y responsables políticos, actores económicos y líderes de las sociedades, ciudadanos y consumidores, hombres y mujeres comprometidos con la paz, la justicia y la libertad, podemos acabar con la violencia sexual y construir un mundo mejor para las generaciones futuras, con mayor libertad, donde la igualdad de sexos sea una realidad, en interés de todos.
¡Estoy seguro de que lo conseguiremos! Les doy las gracias. 

Contenido relacionado

Déclaration du Dr. Denis Mukwege sur le récent accord UE-Rwanda sur les minéraux de conflit

Avec le protocole d’accord signé le 19 février entre l’Union Européenne (UE) et le Rwanda pour favoriser le développement de chaînes de valeur « durables » et « résilientes » pour les matières premières, aussi appelées minerais des conflits ou de sang, l’exécutif européen atteint non seulement le paroxysme du cynisme en matière de géostratégie, […]

Statement of Dr. Denis Mukwege on the Recent EU-Rwanda Agreement on Conflict Minerals

With the memorandum of understanding signed on February 19 between the European Union (EU) and Rwanda to promote the development of “sustainable” and “resilient” value chains for raw materials, also known as conflict or blood minerals, the European executive is not only reaching the height of cynicism in terms of geostrategy, but is once again […]

16 Days of Activism at Panzi Foundation

The annual international 16 Days of Activism Against Gender Violence campaign takes place November 25 to December 10. This year, Panzi will carry out a series of activities around the theme Unite Together: Investing to prevent violence against women and girls. Below you will find ways in which we will participate in this year’s campaign.  […]